Escuela Pública: «la que vertebra el territorio y el verdadero corazón del sistema educativo»

Suscribo totalmente esta frase, que sirve de titular a esta entrega, pronunciada por Pilar Alegría, ministra de Educación, en el transcurso de la entrevista publicada por el periódico ÉL PAÍS (29-08-2021) (ver aquí). Una frase que refleja el verdadero sentir de la ministra acerca de la Escuela Pública. Y no albergo ninguna duda al respeto, conozco a la ministra desde hace tiempo y bien sé de su total convicción en lo tocante al papel de la Escuela Pública cómo clave de bóveda de nuestro Sistema Educativo.

«La Escuela Pública es la que vertebra el territorio y el verdadero corazón del sistema educativo»

Cierto es que no faltaron voces que han pretendido cuestionar el compromiso de la nueva ministra de Educación y, por extensión, del conjunto del Gobierno, con la Escuela Pública. Pero lo más curioso del asunto es el andamiaje en la que sustentan sus argumentos y que derivan de estos dos postulados formulados por la ministra:

  • Hay que reducir los decibelios del debate educativo.
  • La concertada juega un papel clave dentro del sistema educativo.

Creo que con el primero de ellos, reducir los decibelios, es francamente difícil no estar de acuerdo. El debate educativo en nuestro país en ningún momento ha sido fácil, más bien todo el contrario. Las posiciones maximalistas, y no puedo evitar tomar partido, de modo especial por parte de los sectores conservadores y de las patronales católicas, siempre impidieron un debate sosegado y reflexivo, empleando no pocas veces mantras falaces acerca de la libertad de enseñanza o, uno de los últimos, hablando de la desaparicion y cierre de los centros de educación especial (sobre esto último se puede ver aquí el análisis que hacen en Newtral).

José Mª Maravall

En cuanto al papel de la concertada en el sistema educativo, la propia ministra daba la clave para entender esta referencia:  «La realidad educativa de nuestro país es la que es y con ella tenemos que trabajar”.

Efectivamente, a muchos de nosotros nos agradaría contar con un porcentaje de centros públicos muy superior a la que realmente tenemos, pero la realidad es la que es y no podemos obviarla. Cierto, el sistema de centros concertados fue un “invento” socialista, pero quiero recordar aquí las palabras del ministro de Educación de aquellos años, José María Maravall, en una entrevista realizada en el año 2013 (ver aquí):

«Ningún país logró [entre 1982 y 1988] unos resultados cuantitativos tan espectaculares como España en cuanto a cifras de escolarización. Tuvimos que hacer un esfuerzo titánico que nos obligó a invertir en 1.000 plazas escolares [públicas] al día, no había un sistema de becas y creamos 700.000 y no existía ninguna de las leyes que exigía la Constitución»

Por cierto, un José María Maravall que, en esa misma entrevista, advertía el siguiente:

«La libertad de elección de centro ahora no es de los padres, sino de los propietarios de los colegios concertados; se ha desatendido a la escuela pública”

Haría una política diferente y “rectificaría muchas cosas” tales como “los abusos que se han cometido de leyes aún vigentes”

Las primeras declaraciones de la nueva ministra de Educación trataron también de ser utilizadas para venderlas como un desmarque de la anterior ministra, Isabel Celaá, y, ya de paso, de la propia LOMLOE, tanto en lo referido a la concertada, como en lo que tiene que ver con otros aspectos de la ley. Sin embargo las declaraciones de Pilar Alegría fueron bien contundentes demostrando su total apoyo a la LOMLOE. Sirvan como ejemplo las siguientes:

«La vehicularidad del castellano emana de la propia constitución y está más que garantizada en la ley. La ley es garantista en este tema, no hay nada más garantista que decir que, cuando los alumnos acaben la enseñanza obligatoria, habrán adquirido competencias en castellano y en la lengua cooficial y, además, se hace una llamada a reforzarlas».

«La educación que recibe una financiación pública de las administraciones públicas tiene que tener la misma corresponsabilidad a la hora de atender las distintas demandas” 

« Cuando un centro recibe fondos públicos tiene que ser corresponsable, impidiendo la segregación».

«Que sea el claustro quien decida de forma colegiada si un alumno pasa de curso, aunque haya suspendido varias materias. Una práctica no sólo contemplada en la LOMLOE, sino en anteriores leyes como la impulsada por el ministro popular José Ignacio Wert. La promoción de curso no debe basarse sólo en los suspensos, sino en el nivel de adquisición de competencias y conocimientos».

Gracias por compartirlo en tus redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *