Política de Inacción: «Mas toda espera se convierte en falta si nos quedamos en mera posibilidad»

En mi reciente intervención en el Pleno1 del Congreso de Diputados, utilicé una conocida máxima de la filosofía estoica que utiliza mi paisano, y afamado escritor, Manel Loureiro, en su última novela titulada “Lana Puerta”:

«Nec Spe, Nec Metu».

Esa máxima, «Nec Spe, Nec Metu», cuyo significado literal es «Sin Esperanza, Sin Miedo», y que reconozco tenía olvidada –gracias Manel-, entendí que venía bien acaída al punto político presente y al debate en el que tenía que intervenir en referencia al Real Decreto-ley que ampliaba los plazos de las medidas implementadas lo pones gobierno de Pedro Sánchez para paliar los efectos de la CVID-19 en los sectores más vulnerables de la población.

Transcribo esa parte de mi discurso :

Mi paisano, Manel Loureiro, gran escritor, en su última novela, «La puerta», hace uso de una conocida máxima de la filosofía estoica: “Nec Spe, Nec Metu”. Sin esperanza, sin miedo, una máxima —créanme que lo siento así— que entiende y refleja muy bien el momento presente y el sentir de muchos de nosotros. Nec Spe, sin esperanza, sin esperanza de contar con una oposición que esté a la altura del momento presente, pero —ténganlo claroNec Metu, sin miedo, sin miedo por parte del Gobierno y sin miedo por parte de este grupo parlamentario de adoptar las medidas necesarias para una recuperación justa, porque si no es justa, no es recuperación.

La semana pasada, en una hora libre que encontré en Madrid, me acerqué la Feria del Libro y allí merquei el texto de Andrea Köhler, «El tiempo agasajado». Un delicioso libro en el que autora, como reza en la contraportada, trata de “hacernos ver que la espera es, seguramente, a más fundamental de las vivencias humanas”. Y en las primeras páginas me encontré con una frase que bien poidera introducir en mi discurso, al lado de la cita estoica empleada por Manel Loureiro. Esta es la frase:

Mas toda espera se convierte en falta si nos quedamos en mera posibilidad.

Una cita que completa la máxima estoica, en el sentido de que se la espera se traduce en parálisis, si la espera provoca a inacción, estaríamos cometiendo una falla importante. Por tanto, dota de sentido a que de la pérdida de esperanza, Nec Metu, no puede derivarse el miedo a actuar, no podemos instalarnos en una esperanza que espera permanentemente. Por lo tanto, debemos respostar con el Nec Metu, sin miedo a actuar, especialmente en tiempos como el presente, en el que es preciso implementar de forma urgente medidas que permitan atender a la población más vulnerable, incluso asumiendo el riesgo de equivocarnos.

Sin duda, la mayor equivocación sería asumir la Política de Inacción como respuesta. Algo que, ni desde lo gobierno de Pedro Sánchez, ni desde el Grupo Parlamentario Socialista, estamos dispuestos a aceptar.

Dejo aquí el vídeo con mi intervención completa:

1 Sesión Plenaria celebrada el 13 de septiembre de 2021

Gracias por compartirlo en tus redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *