Educación: Cifras que dan que pensar

Desde el Ministerio de Educación se daba cuenta hace un par de días de los datos que se desprendían de la Encuesta de Población Activa (EPA) referidos a la marcha de nuestro sistema educativo. Los titulares que se pueden destacar de la información ofrecida son los siguientes:
  • La Tasa de Abandono Temprano bajó, del 28,2% del año 2010, al 16% del año 2020, con el cual quedamos a un punto del objetivo fijado por la Unión Europea (UE) que era del 15%. El promedio de la UE está en el 10,2%.
  • El Indicador de Educación Superior subió, del 42% del año 2010, al 44,8% del año 2020. En este período siempre estuvimos por encima del promedio de la UE que, en el año 2020, es del 40,3%. No son palabras vacías la afirmación de que contamos con las generaciones mejor preparadas de nuestra historia.
Una primera lectura de esos titulares ofrece una evolución positiva de nuestro Sistema Educativo. Una bajada de 12,2 puntos en Abandono Temprano en los últimos diez años y, en el mismo período, un incremento sostenido del Indicador de Educación Superior de 2,8 puntos, destacando que en este parámetro siempre superamos el promedio europeo. Sin embargo, la reflexión no puede quedar ahí. Necesitamos realizar un análisis más hondo de los datos, y desde una perspectiva crítica, si lo que queremos es obtener una visión más realista de la situación de la enseñanza en nuestro país. Así, respeto del Abandono Temprano, conviene señalar los siguientes puntos:
  • Pese la innegable evolución positiva, no conseguimos conseguir la cifra del 15%, objetivo que nos marcaba la UE. Además, y lo más preocupante, todavía estamos lejos de conseguir el promedio europeo, lo que supondría reducir en casi 5 puntos nuestra tasa actual.
  • Las abultadas diferencias que se constatan entre las distintas Comunidades Autónomas (CCAA) que van desde el 6,5% del País Vasco al 25,5% de Andalucía. Diferencias que sin duda se corresponden con la intrahistoria de nuestro país a lo largo de los siglos, pero que requiere de actuaciones decididas para afrontarlas.
  • Las diferencias que también se constatan por razón de género, siendo la Tasa de Abandono de los hombres de un 20,2% frente al 11,6% de las mujeres.
  • Las cifras de la encuesta no nos permiten afirmar si estamos ante una evolución positiva debido a la calidad de nuestro Sistema Educativo o si, por el contrario, son otros factores de tipo social, económico, o incluso provocados por la pandemia, los que provocan que los y las estudiantes permanezcan más años en los centros.
Y con respeto del Indicador de Educación Superior:
  • Siendo cierto que somo líderes en la UE en cuanto a porcentaje de población con Estudios Superiores, habría que ver si las titulaciones ofertadas por nuestro Sistema Universitario se corresponden con aquellas que demanda la sociedad actual, o bien si sería necesario una puesta al día de las mismas.
  • También cabe señalar la gran diferencia porcentual según el género, los hombres consiguen una tasa del 38,7% y las mujeres del 50,9%.
Sin duda los especialistas educativos tendrán que investigar con análisis rigurosos en las causas profundas de las cifras que acabamos de ver. A continuación dejo las gráficas relativas a los puntos referidos en esta entrega, así como el enlace al conjunto completo de datos:
Gracias por compartirlo en tus redes: