universidadencifras-2014-15

Pulsade para acceder ao documento completo.

O pasado xoves, 13 de outubro de 2016, presentouse unha nova edición do informe “La Universidad Española en Cifras”, neste caso o correspondente ao período 2014-2015, un excelente traballo dirixido novamente por Juan Hernández Armenteros e Jose Antonio Pérez García, que xa nos teñen acostumados á calidade e ao rigor dos seus traballos.

Por suposto, o citado informe non será precisamente do gusto dun ministro de Educación que mantén, sobre o noso sistema universitario, un discurso ben distinto. Pero as cifras están ahí e destapan a crúa realidade da nosa universidade.

Coma sempre, accedendo a imaxe da portada do informe podedes acceder ao documento completo, pero como adianto deixo un fragmento do discurso de Segundo Píriz, Presidente de Crue Universidades Españolas, pronunciado no acto de presentación deste traballo.

 

  1. En primer lugar, el tamaño del sistema universitario español, tanto desde la demanda, como desde la oferta, es adecuado y no está sobredimensionado, y su actual estructura y amplitud resultan indispensables para que España pueda alcanzar el objetivo fijado por la Unión Europea de que el 40% de la población tenga estudios superiores para el año 2020. No tenemos ni demasiadas universidades, ni demasiados universitarios.
  2.  

  3. Los precios públicos de nuestras enseñanzas universitarias están entre los más elevados de Europa y nuestro sistema de becas se sitúa entre los más débiles e insuficientes de los países de la OCDE. Nada puede justificar esta situación que atenta contra la igualdad de oportunidades y favorece la exclusión. Esta es la primera entre las prioridades a abordar, ahora que parece que la recuperación es un hecho.
  4.  

  5. La crisis sigue completamente presente en las finanzas universitarias. El gasto de España en educación superior, medido como porcentaje del PIB, es inferior a la media de la Unión Europea y de la OCDE y, al contrario de lo acaecido en muchos de estos países desarrollados, ha retrocedido en los años de crisis. El gasto público en universidades se ha reducido en España un 17% desde 2010 hasta 2014 (y me atrevería a aventurar que seguiremos en esa posición en los años 2015 y 2016).
  6.  

  7. La reducción de la financiación de la investigación ha generado una situación de verdadera emergencia. Con retrocesos del 47% de la financiación privada y del 21% en la de origen público, se está descomponiendo nuestro sistema de ciencia y tecnología y repercutirá a corto, medio y largo plazo en nuestro nivel de competitividad, donde España no deja de retroceder, y en la calidad del empleo que se crea en nuestro país.
  8.  

  9. Las universidades hemos perdido muchos recursos humanos, más de 7.500 empleos, de los cuales 3.486 han sido de profesores y 4.068 del personal de administración y servicios. Es una perdida muy grave, sobre todo por qué no ha sido posible reponerla con captación de talento joven y de excelencia, talento que ha sido condenado a expatriarse. Es un retroceso que no puede persistir y que es incompatible con la propia idea de universidad.
  10.