¿Se puede reducir la tasa de Abandono Educativo Temprano? Infome de CCOO-Enseñanza sobre el abandono joven de los estudios

Pulsar para acceder ao documento

La Federación de Enseñanza de CCOO acaba de presentar un Informe bajo el título “¿Por qué la población joven abandona los estudios? Evolución de la tasa de Abandono Educativo Temprano 1992-2016”, que no dudo en recomendar.

Pulsando la imagen de la portada se accede al documento completo, pero, como adelanto, dejo aquí las propuestas finales del Informe con objeto de que inviten a la lectura íntegral del mismo.

¿Qué puede hacerse para reducir esta tasa?

Estas son algunas propuestas para reducir la tasa de Abandono Educativo Temprano (AET):

  • Prolongar la escolarización hasta los 18 años (tramo no obligatorio) para alcanzar tasas de escolarización a esas edades similares a las de la UE.

  • Generalizar la FP en la mayoría de los institutos, cubriendo la demanda de estas enseñanzas, ofreciendo integradas las distintas enseñanzas postobligatorias.

  • Adecuar la FP a las características de este colectivo que ha abandonado las aulas:

    • Mayor carácter práctico.

    • Reconocimiento de la formación realizada o de las competencias adquiridas vía experiencia laboral.

    • Facilidad para acceder a nuevos estudios.

    • Etc.

  • Estas iniciativas no son las recogidas en la LOMCE, que apuesta por:

    • Imposición de itinerarios o vías escolares muertas, sin continuidad con otros niveles educativos.

    • Eliminación de la atención a la diversidad y las medidas de apoyo y refuerzo.

    • Ausencia de financiación específica.

    • Privatización.

    • Etc.

  • Impulsar las enseñanzas de segunda oportunidad para alcanzar la titulación obligatoria (Educación para personas adultas) y la postobligatoria (Bachillerato nocturno).

  • Apostar por medidas de apoyo y refuerzo y de atención a la diversidad (que lleven a título) en la ESO, a fin de reducir el porcentaje de jóvenes en situación de Abandono Temprano sin Graduado en Secundaria.

  • Fortalecer el reconocimiento de la formación específica en la contratación laboral, incentivando esta modalidad y no haciéndolo con el empleo juvenil genérico, sin cualificar, temporal, etc.

En la actualidad, los recortes educativos están sobrecargando de trabajo al personal de los centros educativos, perjudicando al alumnado en peor situación y cerrando el paso a una reducción consolidada del AET. La ausencia de medidas educativas deja en manos de las fluctuaciones del mercado del trabajo la evolución de este importante indicador. Esto supone una dejación de las obligaciones de los responsables educativos.

Estamos hablando de 687.430 jóvenes de 18 a 25 años que no tienen titulación postobligatoria y no estudian. Según los últimos datos de 2014, el gasto público por puesto escolar es de 5.169 euros en los centros públicos. Por tanto, un año de escolarización de la población en situación de AET ascendería a 3.500 millones de euros, menos de la mitad de los recortes. En dos cursos, los que tienen Graduado pueden cursar FP o Bachillerato. Y puede contemplarse un tercer curso para quienes no tienen Graduado. Ya sabemos que no se trata solo de un problema económico, pero, desde el punto de vista de su financiación, la reducción del AET es, pues, un objetivo alcanzable.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *