Invertir en la ignorancia, no otro puede ser el principal objetivo de un ministro de Educación, Méndez de Vigo, que sitúa el porcentaje que el Gobierno del Estado destina a Educación en sus niveles más bajos desde el año 1999 y que compromete con la Unión Europea, en los sucesivos Planes de Estabilidad remitidos a Bruselas, continuar la senda de la reducción de dicho porcentaje. Titulares como éste de EL MUNDO son la mejor prueba del fracaso de una gestión.

Pulsad para acceder a la noticia.

Por cierto quien quiera comprobar lo comprometido por el Gobierno de España con Europa en el Programa de Estabilidad 2018-2021 puede hacerlo viendo este cuadro y, pulsando en él, acceder al documento completo. De poco valen las proclamas del ministro diciendo que acepta el suelo del 5% del PIB destinado a Educación cuando en los papeles oficiales, en los Presupuestos Generales del Estado o en el Programa de Estabilidad, se avanza en dirección totalmente contraria.

Pulsad para acceder al documento completo.